viernes, 21 de diciembre de 2012

LA NADA (soneto)





Estar, pero no estar: como errabundo.
Sentirse transparente e invisible,
ponerse una coraza de invencible
y salir a enfrentarse con el mundo.
 
Estar, pero ese estar meditabundo.
Sentir que afuera todo es insensible,
pensar que el bienestar inaccesible
no puede fecundar suelo infecundo.
 
Estar, pero ese estar como iracundo
mostrando desde afuera lo apacible
y por dentro sentirse moribundo…
 
Estar, pero ese estar incomprensible
rondando como un ente vagabundo.
Sentir que todo es nada indiscutible.
 
 
Autor: Jorge Aussel

1 comentario:

Lilia Morales y Mori dijo...

Gracias Jorge por enriquecer este espacio con tu poema "La Nada". Saludos afectuosos.